El alumbrado público es parte esencial del paisaje urbano en la actualidad. Nuestro modo de vida en las ciudades está íntimamente ligado a la iluminación eléctrica privada y pública. Esta necesidad de iluminación ha evolucionado a la par de las ciudades y ha ido de la mano con el desarrollo técnico y tecnológico, ya que se diseña alumbrado público cada vez más eficiente y con fines urbanísticos específicos.

En su libro “Cities for People” el urbanista danés Jan Gehl[1] ubica a la iluminación como uno de los 12 criterios para un buen espacio público. Otros criterios concomitantes son que exista circulación de personas y espacios vivos en el día y en la noche. Esto reduce la delincuencia y el vandalismo.

DESCARGAR ARCHIVO