Antecedentes


La recolección de basura representa una de las mayores preocupaciones en las ciudades ecuatorianas porque es uno de los servicios menos eficientes e insostenibles que ofrecen los municipios a nivel nacional. En 1993 la Alcaldía de Quito, dentro de una lógica que solamente esconde el problema y que no tiene ninguna característica apegada a la remediación ambiental, creó mediante ordenanza municipal n°3054, la empresa Metropolitana de Aseo, que hasta el 2003, se encargó de la recolección y manejo de todos los residuos sólidos de la ciudad por medio de rellenos sanitarios, lo que implica  que los camiones de recolección depositan la basura en alguna quebrada o accidente geográfico lejos del ojo urbano. Desde ese año y hasta el 2010, la zona centro – sur y sur estuvo a cargo de la empresa privada Consorcio Quito Limpio. Posteriormente, y mediante la ordenanza municipal n° 0309, la alcaldía retiró las atribuciones al consorcio y creó la Empresa Pública Metropolitana de Aseo de Quito (EMASEO EP), como la única institución encargada de la “recolección de residuos sólidos domiciliarios e industriales no peligrosos, barrido del espacio público, baldeo de plazas emblemáticas y transporte de residuos del Norte, Centro, Sur y parroquias no descentralizadas de Quito” (EMASEO 2019).
Los beneficios de mantener la ciudad limpia son reconocidos y exaltados por todos sus habitantes sin ningún atisbo de corresponsabilidad. Sin embargo, el crecimiento acelerado de Quito y su consecuente aumento en la generación de basura, ha ocasionado que Quito, en 2017, ocupe a nivel nacional la cuarta posición en producción de basura per cápita (Tabla 1), lo que,  de la mano con enredos políticos, ha traído serios problemas en la recolección de desperdicios y el barrido de calles. En la administración de Mauricio Rodas (2014-2019), estos problemas se desbordaron y los ciudadanos expresaron sus quejas por la constante presencia de basura. El municipio, como respuesta muy tardía, implementó varias acciones para mitigar el problema de la basura, siempre desde el mismo punto de vista ambientalmente irresponsable; como la compra de recolectores, y el trabajo de EMASEO EP los 365 días del año, las 24 horas (EMASEO 2019). Sin embargo, esto no ha logrado una ciudad más limpia.


Tabla 1. Comparativo de recolección de residuos sólidos de Quito frente a otras ciudades del país


 
Fuente: INEC, Gestión integral de residuos sólidos, corte a 2017.
Elaboración: ICQ. 2019.


En el 2018 se buscó varias alternativas para solucionar la deficiencia en el número de recolectores. Solo 28 de los 56 recolectores disponibles eran útiles, aunque ningún recolector funcionaba al 100%. Por lo tanto, los contenedores ya no podían vaciarse usando los brazos mecánicos, sino que se lo hacía a mano, lo que es insalubre e inseguro para los funcionarios de EMASEO. Para solucionar estos problemas, la empresa calculó que se necesitaba una inversión 27’839.046 dólares (Plan V 2018). Sin embargo, al no disponer de esa cantidad, la alcaldía puso en marcha el plan de contingencia que, para octubre de 2018, había gastado 7’913.000 dólares, dado que la recolección de cada tonelada de basura costaba 65 dólares diarios (Plan V 2018). El plan de contingencia consistió en la contratación de personal de apoyo, volquetas, montacargas y plataformas, cuyo gasto no se encontraba en el presupuesto de EMASEO de 2018.
Asimismo, en Mayo de 2018, EMASEO intentó arrendar recolectores a la empresa española Valoriza, pero los empleados se opusieron. La renta de contenedores habría ahorrado a la ciudad alrededor de 6 millones de dólares anuales y, en teoría garantizaba la estabilidad laboral de los operarios de EMASEO. Sin embargo, los empleados iniciaron protestas y Valoriza se retiró del proceso alegando que no existía seguridad para trabajar con dichos funcionarios. Con ese proceso fallido, EMASEO lanzó una nueva convocatoria para adquirir 40 camiones de carga posterior, 4 de carga lateral y la repotenciación de otros 14 de carga lateral. En Octubre, EMASEO informó que la empresa Recobaq se adjudicó en contrato por 73.7 millones de dólares   para los próximos 5 años, que incluye costos de los 54 recolectores, el financiamiento y el servicio de gestión y administración técnica de la flota (Plan V 2018). Con esta adquisición, el costo de recolección por tonelada de basura se reduciría a 38 dólares (Plan V 2018) lo que equivale a un ahorro del 44%. Para  marzo de 2019, todos los recolectores deberían estar listos para entrar en funcionamiento, pero para esa fecha solo 28 de los 54 camiones habían llegado a Quito (Teleamazonas 2019). Apenas en abril EMASEO contó la flota completa de 40 camiones nuevos (Jácome 2019), pero los 14 repotenciados aún no se reportan como listos en la página de noticias de la empresa (EMASEO 2019).
Medición de percepción
A pesar de estos cambios, la percepción de los ciudadanos respecto a la recolección de basura –hasta abril de 2019- no se había vuelto mayormente favorable (Gráfico 1). Para conocer más sobre esta realidad, el Instituto de la Ciudad realizó en el primer trimestre de este año, la Encuesta Multipropósito 2019. En la encuesta se contó con una muestra de 2556 hogares de 10 polígonos del DMQ (Calderón, Ponceano, Cotocollao, Bicentenario, Mariscal, Magdalena, Centro Histórico, Solanda, Guamaní, Cumbaya y Conocoto-Alangasí) con un nivel de confianza del 95%.


Gráfico 1. Servicios Básicos/Califique la calidad de la recolección de basura
 
Fuente: Encuesta Multipropósito del DMQ. 2019.
Elaboración: ICQ. 2019.


Los resultados de la Encuesta Multipropósito mostraron que los ciudadanos consideran que los servicios de recolección de basura son especialmente deficientes en el norte de la ciudad; más concretamente en el polígono Bicentenario y Calderón, donde si sumamos los porcentajes de las respuestas malo y muy malo, tenemos como resultado 46, 6% y 50,6% respectivamente (Gráfico 2). En cambio, en los polígonos Cumbayá y el Centro Histórico, los encuestados  respondieron mayoritariamente que los servicios de recolección de basura eran muy buenos o buenos, con el 67,7% y el 64,8% respectivamente.


Gráfico 2. Servicios Básicos/Califique la calidad de la recolección de basura por zona geográfica
 
Fuente: Encuesta Multipropósito del DMQ. 2019.
Elaboración: ICQ. 2019.


Estos resultados evidencian que en los polígonos estudiados por la encuesta, existen dos polos claramente marcados en cuanto a la calidad de la recolección de basura se refiere. Para profundizar en la problemática, se le preguntó a los encuestados los motivos para calificar mala o muy mala la calidad del servicio de recolección de basura. En términos generales, los encuestados consideran que el que no se recoja apropiadamente los desperdicios es el principal problema con un 40,2 % de las respuestas (Gráfico 3).



Gráfico 3. Razón de la calificación del servicio como malo o muy malo
 
Fuente: Encuesta Multipropósito del DMQ. 2019.
Elaboración: ICQ. 2019.


Más concretamente, en los polígonos Bicentenario y Calderón, los moradores señalaron que el principal inconveniente es el hecho de que el recolector de basura no pasa en el horario establecido, con un 52,6 % y un 47,9 % de las respuestas respectivamente (Gráfico 4). En el polígono del Bicentenario (conformado por la Florida, El Labrador, La Luz, Baker y Rosario) la recolección de basura se realiza tres días a la semana (lunes, miércoles y viernes o martes, jueves y sábado) de 03h00 a 10h00 o de 20h00 a 03h00 dependiendo el barrio. De igual manera, en el polígono Calderón, la recolección de basura se realiza 3 días por semana (lunes, miércoles y viernes) de 03h00 a 10h00. Esta es una realidad completamente diferente a la del polígono Centro Histórico, donde, por su condición patrimonial, la recolección de basura se realiza diariamente de 11h00 a 18h00, lo que podría explicar la percepción afirmativa que tienen los moradores de ese sector sobre el servicio. Sin embargo, en el polígono Cumbayá la recolección de basura se realiza, al igual que en el Bicentenario y Calderón, 3 días a la semana (lunes, miércoles y viernes), pero en un horario muy diferente, de 07h00 a 14h00. 

    

Gráfico 4. Razón de la calificación del servicio como malo o muy malo por zona


 
Fuente: Encuesta Multipropósito  del DMQ. 2019.
Elaboración: ICQ. 2019.


Más allá de estas consideraciones, es indispensable analizar como contribuye la ciudadanía en la problemática de la basura. Si la gente considera que el momento en que depositan los desechos en la calle, la basura deja de ser su problema, la compra de recolectores no es la solución. Esto se evidencia en que los usuarios que viven cerca de los contenedores se quejan del comportamiento de sus vecinos. Existen personas que sacan la basura a cualquier hora del día, la colocan fuera de los lugares designados, depositan escombros, no clasifican la basura y permiten que las mascotas rompan las bolsas (Merizalde, 2018). Todo esto origina la acumulación de desperdicios, el mal olor, la presencia de ratas y mayores costos de mantenimiento.
Para tratar estos inconvenientes existen varias alternativas que se podrían implementar de manera simultánea. La experta Marianela Baquero (2019), ex funcionaria del Ministerio del Ambiente, recomienda una campaña en colegios y medios de comunicación sobre el manejo de la basura, que debe ser agresiva y constante; promover el reciclaje y consumo responsable para generar menos residuos; establecer y ejecutar sanciones económicas a los infractores, como se establece en las ordenanzas municipales; fortalecer las organizaciones de recicladores de base para reducir costos operativos; y establecer mecanismo de control con la ayuda de las organizaciones barriales. Además, Marianela señala que los municipios deben seguir la normativa señalada en el Código Orgánico del Ambiente y el Reglamento al Código Orgánico del Ambiente, por lo que se debe actualizar las ordenanzas municipales y fortalecer la institucionalidad de EMASEO. También, un adecuado análisis operativo de rutas y frecuencias, reduciría costos de operación. Finalmente, Marianela resalta el papel del liderazgo político para el funcionamiento de una EMASEO responsable con el ambiente y con los ciudadanos, y al mismo tiempo eficiente.     
En conclusión, el problema de la recolección de basura se mantiene más que vigente en la ciudad. Para encontrar soluciones a largo plazo, EMASEO necesita expandir los buenos estándares que mantiene en Cumbayá y el Centro Histórico a toda la ciudad, equipar adecuadamente a la empresa con recolectores y trabajadores suficientes, y a la par, educar a la población. La declaración de planes de contingencia muestra la falta de prevención y capacidad administrativa. De igual manera,  incluir a los habitantes es  un elemento clave para el éxito en la recolección y tratamiento de los residuos, porque   la inversión de mayores recursos o nuevos camiones no soluciona este tema por sí solo. Sólo un plan integral y visionario podrá mantener a la ciudad limpia.

Bibliografía
Baquero, Marianela. 2019. Entrevistada por Daniela Barreiro. Quito 03 de julio de 2019.
EMASEO. 2019. “La Institución”. Acceso el 13 de agosto de 2019. http://www.emaseo.gob.ec/la-institucion/
ICQ. 2019. Encuesta Multipropósito. Quito: Instituto de la Ciudad.
Jácome, Evelyn. 2019. “14 recolectores repotenciados aún no llegan”. El Comercio, 30 de mayo. Acceso 12 de septiembre de 2019. https://www.elcomercio.com/app_public.php/actualidad/quito-recolectores-basura-recoleccion-emaseo.html.
Merizalde, María Belén. 2018. “La acumulación de basura sigue siendo un problema en La Colmena y La Ermita, en Quito” El Comercio, 2 de enero de 2018. Acceso 9 de septiembre de 2019. https://www.elcomercio.com/actualidad/acumulacion-basura-quito-problema-emaseo.html.
Plan V. 2018. “La basura en Quito: el legado más incómodo de la administración Rodas”. Plan V, 4 de noviembre. Acceso 12 de agosto de 2019. https://www.planv.com.ec/historias/urbano/la-basura-quito-el-legado-mas-incomodo-la-administracion-rodas
Teleamazonas. 2019. “Los camiones de la nueva flota para Emaseo no han llegado”. Teleamazonas, 21 de febrero. Acceso 14 de agosto de 2019. teleamazonas.com/2019/02/los-camiones-de-la-nueva-flota-para-emaseo-no-han-llegado/