Barrio San Marcos CHQ-Quito. Fuente: Casa Gangotena

                                                                                                

La calidad de vida estudiada de manera integral abarca dimensiones del bienestar material y del bienestar subjetivo de la población. La dimensión material, de la que se ha dado cuenta en los análisis correspondientes a los dos primeros ejes de la Encuesta[1], tiene que ver con la satisfacción de requerimientos básicos que posibilitan el acceso a oportunidades y el ejercicio de las capacidades de los individuos (INEGI, 2015). En cambio, el bienestar subjetivo está relacionado con la satisfacción que las condiciones de vida reportan a los individuos, en vinculación con la percepción que tienen los actores sobre su propia vida.

Este artículo muestra los resultados de la Encuesta Multipropósito aplicada en los 14 barrios del CHQ, que corresponden a los indicadores de percepción de bienestar subjetivo y cohesión social agrupados en el eje de autorrealización y pertenencia como sección autónoma en la estructura del Índice de Calidad de Vida desarrollado por el ICQ. La encuesta operativiza las dimensiones conceptuales antes enunciadas. En algunos casos, estos indicadores han sido comparados con los resultados arrojados en otras secciones de la encuesta, particularmente en lo que refiere a tema como educación, calidad ambiental e ingresos, con el fin de establecer el nivel de correlación entre dimensiones materiales y subjetivas.

Cuando se habla de bienestar subjetivo se toma en cuenta elementos como autorrealización, estado de ánimo y relaciones afectivas. En este sentido, la satisfacción de la persona con la familia, los amigos, el trabajo e incluso el lugar en el que vive son de vital importancia en la calidad de vida de las personas (García, 2002). En contextos urbanos, el bienestar subjetivo está atravesado por la aceptación de las diferencias culturales como oportunidades de crecimiento individual y colectivo así como al sentido de pertenencia a la ciudad como generador de condiciones de convivencia basadas en la construcción del bien común, el respeto a la diversidad y la consecuente disminución de manifestaciones de exclusión, como el racismo, la xenofobia, la violencia y la intolerancia a lo diferente.

Fuente: Secretaría de Cultura

Los resultados analizados en la dimensión del bienestar subjetivo de los entrevistados, expresan la calificación del jefe o jefa de hogar encuestado o encuestada, en la escala del 0 al 10 en relación con la satisfacción de la variable analizada. Dicha frecuencia de calificación se la contrasta con una dimensión de análisis comparable (de entre aquellas establecidas en otras secciones de la encuesta) que permite realizar inferencias de causalidad entre percepciones complementarias. El siguiente cuadro muestra los cruces de información realizados:

Variable dimensión Bienestar Subjetivo

Variable Otras Dimensiones

¿Cómo se siente respecto a su educación alcanzada?

Educación máxima alcanzada por el jefe de hogar

Educación máxima deseada por el jefe de hogar

¿Cómo se siente respecto a su estado de salud actual?

Promedio de satisfacción de servicio de salud publica

¿Cómo se siente respecto a su situación económica?

 

Autopercepción de clase social

Autopercepción de rango de ingresos

Percepción de  situación económica de su hogar

Situación económica de la ciudad

¿Cómo se siente respecto a su vivienda?

Autopercepción calidad de su vivienda

Percepción encuestador en relación a calidad de vivienda

¿Cómo se siente respecto a su trabajo?

Tipo de trabajo del jefe de hogar

Tipo de desocupación del jefe de hogar

¿Cómo se siente respecto a la relación con los vecinos?

¿La mayoría de personas en su barrio se llevan bien?

¿Cómo se siente en relación a la calidad ambiental?

Promedio de percepción de calidad ambiental (Smog, Ruido, luminosidad, olores, basura, agua contaminada, contaminación visual, vectores y ocupación de espacio público)

 

Las conclusiones de este artículo están dirigidas a identificar algunas limitaciones que las aproximaciones cuantitativas nacionales y locales han mostrado en su capacidad de dar cuenta de fenómenos sociales atravesados por valoraciones subjetivas.

 

Pregunta 4.1 ¿Cómo se siente respecto a su educación alcanzada?

Fuente: El Comercio.

  1. Respecto a la educación máxima alcanzada por el jefe de hogar

 

Se aprecia que existe un grupo significativo de habitantes del CHQ que se encuentran medianamente satisfechos con su nivel de educación alcanzado: “primaria completa”; sin embargo el mayor nivel de satisfacción se concentra en el grupo de población que declaró haber alcanzado “bachillerato completo” y “educación superior completa”.

 

  1. Respecto a la educación máxima deseada por el jefe de hogar

 

La población mantiene la percepción de satisfacción respecto a la educación alcanzada entre los niveles del 5 al 10, sin embargo existe un mayor nivel de satisfacción en aquel grupo cuyo nivel deseado de educación es superior completa.

 

Pregunta 4.2 ¿Cómo se siente respecto a su estado de salud actual?

Fuente: Ciudadanía Informada

  1. Respecto a promedio de satisfacción de servicio de salud publica

 

El cruce entre la percepción de calidad de la prestación de servicios de salud municipal-estatal y la percepción de salud de los encuestados muestra que la percepción de un buen estado de salud personal, no está directamente relacionado con los servicios de salud públicos. Como se muestra en el gráfico, existen percepciones altas de calidad de salud actual –mayores a 7– pero el nivel de satisfacción de la calidad del servicio público corresponde a un cluster de 1.5 a 2.5 sobre 5.

 

Pregunta 4.3 ¿Cómo se siente respecto a su situación económica?

  1. Respecto a autopercepción de clase social

Se muestra que la mayor parte de los encuestados del CHQ se auto perciben de clase media, pero su nivel de satisfacción respecto a su situación económica se encuentra disperso entre un nivel medio y alto.

  1. Respecto a autopercepción de rango de ingresos

Complementando el cuadro anterior, cabe recalcar que si bien la mayor parte de la población del CHQ se auto identifica como “clase media”, existen diferencias marcadas en cuando al ingreso y esta variable tiene un efecto directo en la percepción de satisfacción con la situación económica. Es decir, mientras más alto sea el ingreso mayor es la satisfacción de los encuestados con su situación económica. 

 Mercado San Roque. CHQ-Quito Fuente: ultimasnoticias.ec

  1. Respecto a percepción de situación económica de su hogar

  1. Respecto a percepción de situación económica de la ciudad

La población muestra una percepción que es mayoritaria entre las opciones “sigue igual” y “ha empeorado” respecto a la situación económica de su hogar, pero comparadas con la percepción de la situación económica de su hogar y de la ciudad muestra una valoración contraria al estar calificada en su mayoría en los niveles 7 y 8 en la escala del 1 -10 Esto podría deberse a que la percepción de la situación económica del hogar es más cercana y refleja una realidad familiar, mientras que la percepción de la situación económica de la ciudad puede ser producto de una interpretación de la realidad política local o nacional.

Pregunta 4.4 ¿Cómo se siente respecto a su vivienda?

  1. Respecto a autopercepción de calidad de su vivienda

Se presenta una correlación directa entre la percepción respecto a la satisfacción con la vivienda actual y la percepción de la calidad de los materiales de la vivienda; en ambos casos se muestra una calificación promedio de 8 en una escala del 1-10. La correlación muestra la validez de las preguntas, indicando que las variaciones de percepción entre las respuestas en casi nula.

Fuente: mediarte.com.ec

 

  1. Respecto a la percepción del encuestador en relación a calidad de la vivienda

Además, se comparó la percepción de la calidad de la vivienda registrada por el encuestador –calificada en rangos de mala a excelente– y la percepción respecto a la vivienda del encuestado calificada en un rango del 1 al 10.   Ello muestra que la mayor parte de las viviendas fueron catalogadas como de calidad media, sin embargo la auto percepción de los encuestados muestra dos clusters con percepciones de calidad alta: el mayor con una calificación de 8 y uno pequeño con una calificación de 10.

Pregunta 4.5 ¿Cómo se siente respecto a su trabajo?

  1. Respecto al tipo de trabajo del jefe de hogar

Al comparar la autopercepción respecto al trabajo y los tipos de trabajo del jefe de hogar se presentan dos clústeres. Uno, correspondiente al empleo privado cuya autopercepción está en niveles superiores a 7, en la escala del 1 al 10. Y un segundo clúster, correspondiente a los empleados cuentapropista, cuya variación de autopercepción respecto al trabajo se encuentra entre los valores del 5 al 10. De entre todos los tipos de trabajo, se puede concluir que existe mayor percepción de bienestar en “empleados privados”.

Fuente: cafegalletti.com

  1. Respecto al tipo de desocupación del jefe de hogar

Se representa la mayor concentración de desocupación de los jefes de hogar en la categoría “jubilado/pensionista” en cuyo caso la autopercepción de bienestar respecto a su trabajo –entendido en este caso como ocupación– muestra niveles de entre 8 a 10 en una escala del 1-10

Pregunta 4.8 ¿Cómo se siente respecto a la relación con los vecinos?

  1. Respecto a la pregunta ¿la mayoría de personas en su barrio se llevan bien?

 

La autopercepción de la relación de los vecinos, respecto a la percepción de buenas relaciones entre las personas del barrio tiene una correlación directa. En una escala del 1 al 10, se presentan dos clusters de percepción con niveles de bienestar subjetivo alto: 8 y 10; correspondientes a la respuesta afirmativa a la pregunta “¿la mayoría de personas en su barrio se llevan bien?”

Fuente: Quito Informa

Pregunta 4.13 ¿Cómo se siente  en relación a la calidad ambiental?

  1. Respecto al promedio de percepción de calidad ambiental (Smog, Ruido, luminosidad, olores, basura, agua contaminada, contaminación visual, vectores y ocupación de espacio público)

 

Al medir la relación entre la percepción de la calidad ambiental –en una escala del 1 al 10– y un promedio de la percepción de los problemas ambientales (Smog, Ruido, luminosidad, olores, basura, agua contaminada, contaminación visual, vectores y ocupación de espacio público) –medidos en una escala del 1 al 5– podemos concluir que existe una alta correlación. Se muestra que a mayor percepción de problemas ambientales es menor el grado de percepción de bienestar.

 

[1] Eje 1, Gobierno del territorio y; eje 2, acceso a servicios y derechos