La vivienda en el Centro Histórico de Quito (CHQ), ha sido esencial para la migración interna hacia este eje económico de la capital, y ha brindado no solo posibilidades de supervivencia, sino también de realización, a cientos de miles de personas que han visto a este sector de la ciudad como un potente generador de oportunidades. Desde hace algunos años se ha tenido la impresión de despoblamiento del CHQ, especialmente desde la salida de los comerciantes de calle a inicios del siglo 21. Esta situación no es solamente una percepción, pero tampoco puede conducirnos a presentar esta tendencia como una característica válida para todo el CHQ. La zona que sufre mayor despoblamiento es el Núcleo Central, que es donde se concentra casi todo el patrimonio monumental histórico de la ciudad. Durante estas últimas dos décadas la política hacia este importante sector de la ciudad, se ha caracterizado por el intento no suficientemente claro y definido por impulsar programas de vivienda, usualmente privada y de alta gama, para atraer personas al CHQ. La mayoría de estos programas no han sido exitosos. También han existido de manera mucho más reducida programas de vivienda social, los cuales han prosperado, pero por su reducido número no han tenido el impacto esperado.[1]

Fotografía: Quito de noche. Proud Photography
 
Población

La población del CHQ[2] es de 49.384 habitantes, según el Censo Nacional de Población y Vivienda (INEC, 2010). Si se compara este número de pobladores con el registrado en el CNPV (INEC, 2001): 60.316 habitantes, se establece una reducción del 18,1% de la población entre 2001 y 2010. Así también, las áreas en las que se observa los mayores porcentajes de reducción de la población entre 2001 y 2010 son el Núcleo Central y la Zona Envolvente Oriental: 20,7% y 20,1% respectivamente del total de la población de cada sector (INEC – CPV 2001; INEC – CPV 2010; ICQ, 2016).

Fuente: Encuesta Multipropósito ICQ- DMQ 2016. Mapa base Plan Especial 2003
Elaboración: Instituto de la Ciudad 

Por su lado, la población de la parroquia Centro Histórico ha pasado de registrar 58.300 habitantes en 1990; a 50.982 habitantes en el año 2001; y 40.587 habitantes en el año 2010. De igual manera, la proyección para el año 2014 fue de 36.610 habitantes en esta parroquia. Entre 1990 y 2001 se establece una tasa de crecimiento demográfico negativo de la parroquia Centro Histórico del 1.2%; y entre 2001 y 2010 una tasa de crecimiento demográfico negativo del 2.5% (Secretaría de Territorio del MDMQ; Municipio de Quito, 2015; CNPV, 2010). Para el año 2010 la densidad poblacional de la parroquia Centro Histórico presenta niveles bajos, aunque se hallan niveles medios en las zonas que circundan al Núcleo Central, y que concentran la mayor cantidad de población. Así, se observa que en 2010 la densidad global de la parroquia Centro Histórico fue de 108,2 habs. /ha., y su densidad urbana de 110,4 hab. /ha. Los índices más altos de densidad poblacional por sector se registraron en los barrios San Roque: 214,0 hab. /ha.; La Victoria: 192,0 hab. /ha.; y La Tola: 182,4 hab. /ha. (Secretaría de Territorio del DMQ; CNPV, 2010). 

Los resultados de la Encuesta Multipropósito del DMQ 2016 muestran que a pesar del “vaciamiento” demográfico del CHQ es, aún en la actualidad, un importante espacio de trabajo y de vivienda. Así, de los jefes/as de hogar consultados acerca del motivo por el cuál cambiaron su residencia hacia el Centro Histórico desde otras áreas de la ciudad o desde otros sectores del CHQ, la mayoría manifiesta que lo hizo por trabajo o cercanía al lugar de trabajo: 28,5%; y un 16,2% declara que por compra o adjudicación de casa o terreno. (Ver análisis SICOMS Dinámicas demográficas en el Centro Histórico de Quito 2/14 http://institutodelaciudad.com.ec/coyuntura-sicoms/186-dinamicas-demograficas-en-el-centro-historico-de-quito.html)

Estado de la vivienda

Respecto al estado de la vivienda, y según datos del Censo Nacional de Población y Vivienda (2010) se concluye que más de la mitad de los pisos, paredes y techos de las viviendas del CHQ se consideran en buen estado: 59,41%, 59,81% y 55,17% del total respectivamente. Sin embargo, no deja de ser importante el porcentaje de viviendas en las que se estima que el estado de pisos, paredes y techos es regular: 36,09%, 35,54% y 37,03% del total; y malo: 4,49%, 4,65% y 7,80% del total.

El buen estado de la vivienda (es decir el estado adecuado de techos, paredes y pisos) se registra principalmente en la zona Envolvente Oriental, seguido por el Núcleo Central; y el mal estado de las residencias (es decir el estado inadecuado de techos, paredes y pisos) se concentra fundamentalmente en el Eje 24 de Mayo. 

Fotografía: Vivienda en el CHQ. cuscodospuntocero.wordpress.com

La Encuesta Multipropósito del DMQ 2016 confirma el buen estado de un segmento importante de las viviendas del CHQ, a través de la calificación otorgada por los 1966 jefes/as de hogar o cónyuges encuestados respecto al estado de sus domicilios. En un rango de valoración del 1 al 10 respecto al estado general de la vivienda, en donde 0 corresponde a condiciones deplorables y 10 a condiciones óptimas, las calificaciones que mayor porcentaje obtuvieron son 8 (32,8%); 10 (18,9%); 9 (16,2%) y 7 (16,2%). Con respecto a las calificaciones del 0 al 5, es decir las relativas a un mal estado general de la vivienda, los mayores porcentajes se ubicaron en el Eje 24 de Mayo (9,3%), seguidos de la Envolvente Occidental y Oriental (8,4% en cada zona).     

Esta tendencia se mantiene dentro de la Encuesta Multipropósito ICQ-DMQ 2016 en las valoraciones del estado de pisos, paredes y techos, en donde el mayor porcentaje de calificaciones se ubica en el número 8 (pisos: 28,6%; paredes 30,0%; y techos 28,7%). De igual manera, las calificaciones del 0 al 5 en el estado de pisos, paredes y techos concentran mayores proporciones en el Eje 24 de Mayo, aunque también en la Envolvente Occidental (pisos: 10,8% en la Envolvente Occidental y 10,7% en el Eje 24 de Mayo; paredes: 10,6% en la Envolvente Occidental; y techos: 12,7% en el Eje 24 de Mayo).[3]

Fotografía: Vivienda en San Roque. Luis Herrera

De acuerdo con las 2 fuentes utilizadas (CNPV 2010 y Encuesta Multipropósito ICQ- DMQ 2016), las mejores condiciones de las viviendas se aglutinan en ciertas zonas del CHQ: principalmente la Envolvente Occidental, aunque también al Núcleo Central.

Fuente: Encuesta Multipropósito ICQ- DMQ 2016
Elaboración: Instituto de la Ciudad

Propiedad y uso del suelo

Tanto los resultados del CNPV (INEC, 2010) como de la Encuesta Multipropósito 2016 muestran, aunque con notorias diferencias porcentuales, que la mayoría de residencias del CHQ son domicilios de alquiler. Las informaciones del CNPV (INEC, 2010) registran que el 64,6% de viviendas del casco histórico son arrendadas; el 27,8% son propias; el 6,1% son prestadas o cedidas; y el 1,3% por servicios.

Fuente: INEC-CNPV 2010
Elaboración: Instituto de la Ciudad


De igual manera, los datos de la Encuesta Multipropósito del DMQ 2016 establecen que de 1966 hogares encuestados el 49,1% es vivienda de alquiler; el 41,4% es vivienda propia; el 6,5% es vivienda prestada o cedida; y el 2,7% es vivienda por servicios. En lo relativo a los usos de la vivienda, la Encuesta Multipropósito permite apreciar que el 78,8% de residencias son exclusivamente para vivienda; y que un 20,0% de domicilios son de uso mixto (vivienda y trabajo).

Fuente: Encuesta Multipropósito del DMQ 2016
Elaboración: Instituto de la Ciudad
 
Fuente: Encuesta Multipropósito del DMQ 2016
Elaboración: Instituto de la Ciudad
 
Esquema familiar

En los datos sobre la vivienda recabados en el estudio desarrollado por la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona (Salvador Rueda, 2015) respecto a los datos estrictamente residenciales dice que existen 1.480 edificios unifamiliares y bi familiares (37% del total de edificios con uso residencial) y se ubican así: 360 en San Blas, 328 en San Marcos, 264 en la Loma y los restantes 628 se distribuyen en los otros barrios del CHQ. Mientras que 2.470 edificios residenciales (63% del total) tienen un uso colectivo y multifamiliar. De estos 1.798 alojan entre 3 y 8 familias; 588 de 8 a 15 y 84 a más de 15. “(2015:16)
Fuente: Encuesta Multipropósito del DMQ 2016
Elaboración: Instituto de la Ciudad

En la Encuesta Multipropósito ICQ-DMQ 2016, se puede observar este panorama desglosado por zonas de investigación. Donde si bien predomina la familia “Nuclear biparental con hijos” (40%), los otros tipos de familia se reparten equitativamente de manera porcentual, empezando por la familia extensa (17,5%) y la unipersonal (14,9%).

Fotografía: Plaza San Agustín. Diario La Hora

En el CHQ y de acuerdo al INEC, 34% de la vivienda corresponde a cuartos de inquilinato, 43% departamentos, 23% casas unifamiliares. La vivienda unifamiliar se concentra en los barrios, La Tola, la Loma, San Marcos, la Colmena, la Alameda (los tres últimos con concentración de propietarios residiendo allí); respecto al tipo de propiedad se indica que el alquiler tiene un 64%, y son propietarios un 27% (Quito 39% y 50% respectivamente). (2015:18) González Suárez, es decir el Núcleo Central, es el barrio con mayor uso comercial y de servicios (142 actividades por cada 100 viviendas). La Chilena: 77 actividades/ 100 viviendas.

La media de personas por hogar es de 3,2 personas: 2 hijos 28,4%, un hijo 26,4%, 3 hijos 20,4%, 4 hijos 10,7%. La menor concentración de población se registra en los barrios González Suárez, La Merced y Yavirac (densidades de 100 y 50 hab/ha). En barrios como San Sebastián, la Loma, San Marcos, la Tola, San Blas existen concentraciones más equilibradas para mantener una adecuada tensión urbana; mientras que en San Diego, San Roque y Libertad Bajo, se encuentran densidades superiores a 300 o 400 hab/ha, aglomeraciones puntuales con excesiva concentración demográfica (demasiado uso intensivo del espacio y déficit de servicios). (2015:12)

Fotografía: San Marcos. Casagandotena.com
El dato de 3 personas por habitación llega al 16% en el CHQ. Las tasas de mayor hacinamiento corresponden a niños (18%) , mientras que desde el punto de vista de auto identificación étnica, indígenas y afros son los que más hacinamiento presentan (dos de cada tres viven en esta situación). Solo el 10% de mestizos viven en hacinamiento. El 13% de habitantes del CHQ se auto identifica como indígenas (Quito 4%). Si bien el 35% de los residentes de la ciudad no nació en Quito, en el CHQ la cifra alcanza el 41%.

Comentarios

Se puede colegir, solamente en base a estos datos presentados, que en el CHQ existe alta diversidad demográfica; habitantes diversos que necesitan mejorar sus condiciones de vida, así como condiciones estructurales para promover programas de vivienda de todo tipo, pero especialmente de interés social, ya que es un sector que concentra alta oferta de empleo, ya sea este adecuado o inadecuado, y de potencialidad como eje de comercio y desarrollo económico.

Las observaciones desarrolladas a partir de los datos expuestos permiten estimar que existen marcadas diferencias entre sectores espaciales y sociales en el CHQ. Este panorama, en conjunto, demanda la generación de políticas sociales y económicas incluyentes, y de redistribución de recursos, que permitan subsanar las asimetrías que históricamente se han generado y consolidado en este sector de la ciudad.

Para la política pública que busca fomentar la residencialización del CHQ, es recomendable tener en cuenta las diferencias de usos comerciales y habitacionales, y analizar qué medidas favorecen usos mixtos que complementen vivienda y comercio, y cuáles han sido las políticas que han dado lugar al despoblamiento del sector.
[1] En la década del 60-70, asociada con el boom petrolero, y la modernización, la inversión pública se convirtió en una de las posibilidades de acceder a vivienda propia y adquirir un departamento en condominios de vivienda masiva. El Banco Ecuatoriano de la Vivienda y la Junta de la Vivienda ofrecían soluciones habitacionales dirigidas especialmente a la emergente clase media que logró ubicarse con trabajo fijo en el aparato estatal y podía pagar cuotas fijas a largo plazo. (Ficha de observación, Instituto de la Ciudad, 2017)
[2] Delimitación del CHQ establecida en el Plan Especial del Centro Histórico, 2003.
[3] La escala de medición del estado de pisos, paredes y techos es igual a la del estado general de la vivienda: 0 es condiciones deplorables y 10 condiciones óptimas; sin embargo en este análisis se ha establecido una distinción entre las calificaciones del 0 al 5 para hacer referencia a las viviendas que fluctúan entre un estado malo y regular, y del 6 al 10 para señalar a las viviendas que oscilan entre un estado intermedio y bueno.