Lograr un acuerdo entre los prestadores del servicio y el gobierno de la ciudad en relación al costo justo del pasaje de transporte de pasajeros es un nudo crítico en la gestión de la movilidad en el Distrito Metropolitano de Quito. Una tarifa justa supondría conjugar la rentabilidad económica del prestador con la calidad del servicio, los dos aspectos en base a criterios técnicos. Desde esta perspectiva, la política tarifaria debería proyectarse como un esfuerzo por modernizar el sistema de transporte de pasajeros en el Distrito Metropolitano de Quito.

El Sistema Metropolitano de Transporte del DMQ está conformado por dos subsistemas: el Sistema Convencional, de rutas y frecuencias, y propiedad y administración privada, y el Subsistema Convencional Metrobus-Q, de corredores viales exclusivos y gestión pública. La diferencia entre los dos está en sus capacidades de control y gestión. Mientras el subsistema Metrobus-Q ha implementado un modelo de gestión empresarial y un conjunto dispositivos tecnológicos para el funcionamiento y control de las operaciones, el Sistema Convencional se ha mantenido en el esquema tradicional de cooperativas, con pocas innovaciones en la gestión y en los dispositivos tecnológicos de control.

 

Fotografía: El Comercio

En el 2014 se desarrolló un proceso deliberativo entre gobierno de la ciudad, transportistas y ciudadanía para establecer una tarifa de transporte público justa. Un primer acuerdo fue mantener el costo del pasaje en 0,25 centavos de dólar  a cambio de una compensación a los transportistas por parte del Municipio y en función del cumplimiento de determinados índices de calidad. Este acuerdo se formalizó con el Plan de Fortalecimiento de Calidad del Servicio de Transporte Público, mediante Resolución No C-057-2015, de febrero del 2015. El tiempo de vigencia del Plan fue de dos años y concluyó el 31 de julio del 2017.

Dos meses antes de que concluya la vigencia del Plan de Fortalecimiento, la Secretaría de Movilidad, en dirección a establecer una nueva ordenanza sobre la tarifa del transporte público en el DMQ, desarrolló un proceso de evaluación institucional y social del Plan de Fortalecimiento y generó el modelo de cálculo de la tarifa a partir de una investigación desarrollada en convenio con el Banco Interamericano sobre los costos operacionales del servicio de transporte de pasajeros. El resultado de la evaluación al Plan de Fortalecimiento fue negativo, pues no se alcanzaron las mejoras esperadas. Esto motivó un cambio en el esquema de gestión planteado por el Plan de Fortalecimiento según el cual la calidad del servicio es condición para la compensación económica

Según lo descrito en la Propuesta de Ordenanza, el proceso de diálogo y consultas técnicas se desarrolló entre el 24 de mayo y el 16 de junio y se trabajó sobre tres temas:

Calidad del Servicio

·         Matriz de indicadores de calidad con medios de verificación

·    Calidad ambiental como tema específico y encargado a la Secretaría de Ambiente

Análisis financiero

·         Modelo de cálculo de la tarifa técnica

Participación ciudadana

·         Discusión técnica y política, y aportes ciudadanos

 

Con estos insumos se preparó la propuesta de Ordenanza Metropolitana que establece la Política Tarifaria aplicable en el Sistema Metropolitano de Transporte Público de Pasajeros del Distrito Metropolitano de Quito, cuyo objetivo es:  Artículo 1.- Objetivo: Establecer la política tarifaria aplicable  en el Sistema Metropolitano de Transporte Público de Pasajeros del Distrito Metropolitano de Quito y los mecanismos para garantizar y fortalecer la confiabilidad, seguridad y calidad del servicio de transporte público en beneficio de los usuarios del mismo. En la Propuesta de Ordenanza, la tarifa y la calidad se gestionan de manera independiente: el incremento de la tarifa se realiza en base a un modelo de cálculo técnico y el control de la calidad del servicio es responsabilidad directa del administrador del Sistema de Transporte (Secretaría de Movilidad y la Agencia Metropolitana de Tránsito) en base a los siguientes indicadores de calidad (art. 35):

  • Trato al usuario
  • Estándares de operación, en base a índices operacionales
  • Información al usuario de forma clara y oportuna
  • Respeto a las paradas
  • Cumplimiento de estándares ambientales
  • Estándares de conducción y capacitación del personal operativo

La Propuesta de Ordenanza contaba con un piso de legitimidad derivado de los diálogos y mesas técnicas desarrolladas para su elaboración. Sin embargo, en la sesión extraordinaria del 24 de agosto, el Concejo Metropolitano decidió devolver la Propuesta de Ordenanza a la Comisión de Movilidad para que realice algunos ajustes y precisiones antes de su aprobación final. Este acto fue interpretado por los transportistas como una negativa a sus demandas y a los resultados del proceso del diálogo mantenido. En tanto que retrasaba la renovación de los contratos de funcionamiento, cuyo vencimiento era inminente.  Al siguiente día, sábado 25 de agosto, se paralizó el servicio de transporte y se generaron actos violentos en el espacio público. En respuesta, la Administración Municipal inició procesos legales contra algunas cooperativas de transporte y suspendió los diálogos.

 

Paralización de transportistas 25 de agosto 2017. Foto: informateypunto.com

Para poder continuar con los diálogos, la Administración Municipal elaboró el Plan Integral de Optimización de Mejoramiento del Servicio de Transporte como un instrumento institucional y un marco de acción para los actores involucrados en la construcción de la política tarifaria.  Este nuevo Plan contiene tres grandes componentes:

Calidad Humana

·    Convenio con Universidad San Francisco de Quito para capacitación y formación del personal de servicio del transporte público.

Mejoramiento y modernización del Sistema de Transporte

·         Agencia Metropolitana de Control: controles de opacidad, exceso de velocidad, respeto al peatón, cumplimiento y respeto de paradas.

·         EPMOPP: señalética vertical y horizontal en paradas (12 diarias)

Política pública

·        Propuestas de ordenanza sobre sistema de recaudo y sobre rutas de alimentación

 

Con el Plan de Optimización como marco de referencia, el gobierno de la ciudad, en declaración pública del 6 de septiembre, condicionó la continuación de los diálogos sobre la política tarifaria a un cambio efectivo en los comportamientos de los transportistas: respetar límites de velocidad y paradas, dar tiempo a los pasajeros para subir y bajar, mejorar el trato a usuarios, eliminar correteos. El plazo para demostrar mejoras en la calidad del servicio fue de un mes, tiempo durante el cual el gobierno de la ciudad implemento dos mecanismos tecnológicos (Línea de Denuncias y Aplicativo Movilízate UIO) y realizó varios operativos de control[1]. 

 

 

Foto: Alcaldía MDMQ

Los resultados del mes de prueba fueron negativos. Un poco más de la mitad de las unidades que brindan el servicio en la ciudad cometieron infracciones[2]. Ante esta situación, se expandió el plazo un mes más, hasta el 6 de noviembre, luego de lo cual el gobierno de la ciudad (Administración Municipal y Concejo Metropolitano) evaluará los resultados y tomará una postura. La ciudad está a la espera de los resultados de este segundo período de prueba de la mejora del servicio de transporte de pasajeros.

De manera general, los elementos establecidos en la Plan, son parte del necesario proceso de profesionalización por el que tiene que pasar el Sistema de Transporte en el DMQ. Dicho proceso involucrará no solo el mejoramiento de la infraestructura, sino también del modelo organizativo de los operadores del servicio y el incremento del compromiso de la ciudadanía en el control de la calidad del servicio.

El tema de la calidad humana, es un elemento fundamental en el sistema de transporte, su consideración implica el reconocimiento por parte de la municipalidad y de los operadores del servicio de la existencia de problemas organizativos en su forma actual de funcionamiento. El Instituto de la Ciudad considera que la superación de tales problemas, supone por un lado un proceso de capacitación permanente a los operadores del servicio, basado en la asunción de la función que los transportistas cumplen en la reproducción de la ciudad, no solo desde la retribución económica justa sino también desde las consideraciones correspondientes a quienes ofrecen un servicio público a la comunidad y la responsabilidad social que aquello conlleva. Por otro lado implica el mejoramiento de las condiciones de trabajo de los operadores, procurando una retribución justa y horarios apropiados.

A nivel organizativo supondrá también la implementación de un sistema de caja común. Hasta la fecha la implementación de tal sistema había tenido varios intentos, sin embargo no ha podido ser asumido por la mayoría de cooperativas de transporte.  Es posible que  la Ordenanza que establece el sistema inteligente de recaudación de pasajes, aprobada en septiembre del 2017, contribuya a consolidar la implementación de la caja común al tiempo que contribuya a la modernización del sistema de recaudo. 

 

Respecto a la infraestructura, el compromiso de la municipalidad de mejorar la señalética y las paradas permitirá superar la informalidad dominante que impide realizar controles adecuados.

Respecto de la co-responsabilidad ciudadana, El Instituto de la Ciudad considera problemático el modelo de gestión presente en la Propuesta de Ordenanza, en el que  la participación de la ciudadanía se circunscribe a la denuncia individual y puntal a través de aplicativos tecnológicos. Bajo este modelo el control de la calidad del servicio es competencia única de la Secretaría de Movilidad. La asunción de la corresponsabilidad ciudadana en la construcción y funcionamiento de la ciudad supone complementar la modalidad individual de denuncia esporádica, involucrando a la ciudadanía no sólo como usuario-denunciante, sino como actor social, que se preocupe por la garantía del derecho a la movilidad en condiciones de calidad de vida.

La Ordenanza Metropolitana de Participación Ciudadana (OM 102) establece un conjunto de mecanismos de participación ciudadana y de control social para la articulación estructurada de la ciudadanía en los procesos de política pública. Entre los mecanismos de participación ciudadana, y que en el ámbito de la gestión de desarrollo económico ha tenido un buen éxito, están los consejos consultivos, y como mecanismos de control social, encontramos a los observatorios y las veedurías ciudadanas. La implementación de estos dispositivos institucionales resulta central para una gestión participativa. De esta forma se aseguraría que la modernización del Sistema Metropolitano de Transporte sea un proceso de diálogo, acuerdo y compromiso entre el gobierno de la ciudad, los transportistas y la ciudadanía, y que su funcionamiento se asegure gracias a una articulación entre los mecanismos de gestión y los indicadores del sistema de observación e información sobre la calidad del servicio.

La profesionalización y modernización del servicio permitirá incrementar la confiabilidad, cobertura y calidad del servicio. Esto es fundamental en cuanto podría traducirse en un incremento de la demanda, reduciendo el uso del transporte privado, lo cual disminuirá el congestionamiento vial y la contaminación ambiental. La apuesta por el mejoramiento supondrá entonces el paso de la precariedad a la satisfacción de todos los actores involucrados.

Para el Instituto de la Ciudad, las dimensiones que dan cuenta de la calidad del servicio[3], y que se especifican en determinados indicadores a ser observados y medibles, son puntualidad, seguridad, comodidad, confiabilidad, conveniencia y accesibilidad.

Los indicadores del sistema de observación e información de la calidad del servicio propuesto por el ICQ se correlacionan con los mecanismos de gestión y control que el gobierno de la ciudad piensa implementar. De esta manera se asegura las fuentes de información que alimentarán al sistema manteniendo a la vez su autonomía relativa. Esto es lo que posibilita la reflexividad del sistema de gestión: contar con un conocimiento que permita a los actores del transporte de pasajeros re-ajustar sus comportamientos en función del derecho a una movilidad de calidad.

Sistema de observación-información

Sistema de gestión

Dimensiones

Indicadores

Mecanismo

Marco de Referencia

Puntualidad

Tiempo de espera

Aplicativo Movilízate UIO

 

Mecanismo de control

Tiempo de viaje

Aplicativo Movilízate UIO

 

Mecanismo de control

Seguridad

Libre de acoso

Aplicativo Movilízate UIO

 

Mecanismo de control

Respeto a las normas vehiculares

Capacitación del personal con la Universidad  San Francisco de Quito

 

Plan de Optimización de la Calidad

Comodidad

Estado de los vehículos

La caja común

 

Propuesta de Ordenanza de Política Tarifaria

 

Limpieza dentro de la unidad

La caja común

 

Propuesta de Ordenanza de Política Tarifaria

Bajo nivel de contaminación ambiental

Cumplimiento a los estándares ambientales

 

Propuesta de Ordenanza de Política Tarifaria

Conducta del personal

Declaración sobre la conducta de los transportistas

 

Capacitación del personal con la Universidad  San Francisco de Quito

 

 

 

Plan de Optimización de la Calidad

Satisfacción ciudadana con el servicio

Aplicativo Movilízate UIO

 

Mecanismos de control

Confiabilidad

Cumplimiento de los índices operacionales

La caja común

 

Propuesta de Ordenanza de Política Tarifaria

 

Respeto a las paradas

Aplicativo Movilízate UIO

 

Mecanismos desde la Institución

Frecuencia

La caja común

Estudio: Rutas y Frecuencias

 

 

Ordenanza de Transporte

 

Conveniencia

Tarifa accesible

Tarjeta Inteligente

Propuesta de Ordenanza de Política Tarifaria

 

Accesibilidad

Información sobre rutas y tiempos

Línea para denuncias

Aplicativo Movilízate UIO

La caja común

Estudio: Rutas y Frecuencias

 

Mecanismo de control

Propuesta de Ordenanza de Política Tarifaria

Estudio

Distancia a las paradas

Aplicativo Movilízate UIO

 

Mecanismo de control

Adecuación para discapacitados, mujeres con niños y personas de la tercera edad

Propuesta de Ordenanza de Política Tarifaria

 

Propuesta de Ordenanza de Política Tarifaria

 

 

Para un desempeño óptimo del sistema de transporte, se requiere que todos los actores (gobierno de la ciudad, transportistas y ciudadanía) comprendan y se apropien de sus funciones en un marco de transparencia y confianza.  Los indicadores de calidad propuestos pretenden ser una herramienta útil en ese proceso. Consideramos que la coyuntura es una oportunidad para profundizar el nivel de reflexión sobre las implicaciones de la modernización y el mejoramiento del Sistema de transporte aquí propuestas. Coyuntura que debe ser aprovechada de manera responsable, estableciendo los acuerdos básicos que constituyan el marco guía de un proceso de largo alcance.

 

Foto: El Comercio

[1] En las actividades de control se contó con la participación de agentes fedatarios quienes observan a las unidades de transporte vestidos de civil de tal manera que su presencia no sea advertida por conductores y ayudantes para que éstos no modifiquen sus comportamientos habituales. Diariamente los agentes fedatarios revisan el mejoramiento de la calidad del servicio en 150 buses, según la AMT. (14 de noviembre de 2017). El Comercio Recuperado de: http://www.elcomercio.com/actualidad/fedatarios-revisan-servicio-quito-buses.html
 
[2] De acuerdo a la noticia del 18 de octubre de El Telégrafo los resultados de los operativos de control del trasporte público realizado entre el 6 de septiembre y 6 de octubre son los siguientes:  1.370 de las 2.446 unidades que dan servicio en la capital cometieron algún tipo de infracción en ese período: 726 por irrespeto de paradas y rebasamientos indebidos, 367 por exceso de emisión de gases contaminantes, 169 por irrespeto de los límites de velocidad y 108 por incumplimiento de horarios y frecuencias. Las cifras muestran que los choferes no cumplen el 75% de los parámetros de calidad establecidos. (18 de octubre del 2017). El transporte público de Quito no cumple estándar para subida de pasaje Recuperado de: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/quito/11/el-transporte-publico-de-quito-no-cumple-estandar-para-subida-de-pasaje.

[3] En el artículo Calidad del Transporte Público en el DMQ, publicado el 13 de julio del 2017 por SICOMS, el Instituto de la Ciudad señalaba la necesidad de una observación reflexiva al sistema de transporte público enfocada en la calidad del servicio y para lo cual estableció una serie de dimensiones, cada una con sus respectivos indicadores.