En los últimos años, la política comercial del Ecuador se ha enfocado en encontrar nuevos mercados en Asia y Medio Oriente, una muestra de esto es la suscripción de acuerdos con Indonesia, India, Catar, Turquía e Irán y están en la mira negociaciones con Corea del Sur y China también. A más de este giro hacia las mencionadas regiones, Ecuador ha volcado su esfuerzo para suscribir finalmente el Acuerdo Multipartes con la UE antes de que el 31 de diciembre de 2016 se terminen los beneficios arancelarios unilaterales que el bloque otorga a gran parte de la oferta exportable ecuatoriana a través del SGP Plus.

El Acuerdo con la UE, sin duda, marcó una nueva etapa en la política comercial ecuatoriana y desde que se retomaron las negociaciones para alcanzarlo, el país ha ido en busca de alianzas con nuevos mercados. Precisamente, después del fin de las negociaciones con la UE, Ecuador decidió acercarse a mercados no antes explorados como Suiza, Noruega, Islandia y Liechtenstein que en su conjunto forman la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA).

puce1


EFTA es una organización intergubernamental cuyo objetivo es la promoción del libre comercio y de la integración económica para beneficiar a sus cuatro miembros que no forman parte de la UE y en general para contribuir al comercio global. EFTA fue fundada en 1960 bajo la premisa del libre comercio como medio para conseguir crecimiento económico y prosperidad para sus miembros y para la promoción de cooperación económica entre los países de Europa Occidental.

En la actualidad, las relaciones comerciales de EFTA son manejadas a través de la Convención EFTA, para el intercambio comercial interno entre los Estados miembros, el Acuerdo EEA, para las relaciones EFTA-UE y finalmente a través de los Acuerdos de Libre Comercio EFTA para las relaciones con terceros países.

Justamente, desde 1990, EFTA ha perseguido lograr relaciones comerciales con terceros países. Por ejemplo, los primeros acuerdos de EFTA se realizaron con países de Europa Central y Europa Occidental, seguido por países Mediterráneos, mientras que en años recientes los acuerdos de libre comercio se han extendido por el Atlántico y por Asia.

En América Latina, EFTA mantiene convenios de intercambio comercial con México, Perú, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala y Panamá. En este contexto, en junio de 2015, Ecuador y los Estados miembros de EFTA firmaron una declaración conjunta de cooperación y en noviembre de 2016 las partes dieron inicio a la primera ronda de negociación con el objetivo de lograr un Acuerdo de Asociación Económica Integral (CEPA).

El posible CEPA, a decir de las autoridades de Comercio Exterior de Ecuador, en su estructura guardaría similitudes con el Acuerdo Multipartes suscrito entre el país y la UE ya que será un acuerdo en el que se tomarán en cuenta las sensibilidades de ambas partes en temas específicos tal como el acceso a mercados para poder establecer mecanismos de protección o exclusión, el intercambio de bienes y servicios, acuerdos de inversión y cooperación y normas de acceso en términos sanitarios y fitosanitarios.


El Mercado de EFTA

EFTA es un mercado atractivo para Ecuador debido a que Suiza, Noruega, Islandia y Liechtenstein, en su conjunto suman una población de 13,6 millones de habitantes con un PIB a precios de mercado de 923.093 mil millones de Euros a 2014. Adicionalmente, cuentan con una alta capacidad adquisitiva y una especial preferencia por productos con valor agregado.
puce1

55th Anual Report of the European Free Trade Association, 2015. http://www.efta.int/sites/default/files/publications/annual-report/annual-report-2015.pdf

De manera general, EFTA exporta a Ecuador productos farmacéuticos, químicos, maquinaria y aparatos mecánicos; mientras que EFTA importa de Ecuador fruta, cacao y metales preciosos, entre otros. Por su parte, la Inversión Extranjera Directa (IED) en la economía ecuatoriana por parte de los Estados miembros de EFTA llegó a USD 678 millones en 2012.
puce1

Según la información estadística disponible en relación al comercio entre el bloque y Ecuador, en 2014, la Asociación conformada por Suiza, Noruega, Islandia y Liechtenstein, importó de Ecuador: Frutas y nueces (45 millones de euros), Cacao y sus preparaciones (25 millones de euros), Árboles vivos y plantas; bulbos, raíces y similares; flores cortadas y follaje ornamental (12 millones de euros), Preparaciones de carne y pescado (6.2 millones de euros) y Otros (8.6 millones de euros), por un total de 97 millones de euros.

Mientras que en el mismo período, EFTA exportó a Ecuador: Productos farmacéuticos (39 millones de dólares), Maquinaria y Aparatos Mecánicos (13 millones), Químicos Orgánicos (9.1 millones de euros), Maquinaria Eléctrica (8.6 millones de euros), Instrumentos ópticos, médicos, quirúrgicos (8.4 millones de euros), Otros (27 millones de euros), por un total de 105 millones de euros.
puce1
La información estadística de la Asociación reporta que en 2015, los 5 principales productos ecuatorianos importados por EFTA fueron: Frutas y nueces (49 millones de euros), Cacao y sus preparaciones (34 millones de euros), Árboles vivos y plantas; bulbos, raíces y similares; flores cortadas y follaje ornamental (13 millones de euros), Productos Farmacéuticos (9.2 millones de euros) y Otros (15 millones), por un total de 121 millones de euros.

En el mismo año EFTA exportó: Productos farmacéuticos (48 millones de euros), productos químicos orgánicos (13 millones euros), maquinaria y aparatos mecánicos (12 millones de euros), Instrumentos ópticos, médicos, quirúrgicos (7.9 millones de euros), maquinaria eléctrica (5.5 millones de euros) y Otros (26 millones de euros), por un total de 112 millones de euros.
puce1
El posible acuerdo con la Asociación beneficiaría a productos ecuatorianos como banano, atún, camarón y rosas frescas, y además significaría un impulso a las exportaciones de productos nacionales de alta calidad.

En específico, el Distrito Metropolitano de Quito (DMQ), se vería beneficiado por un acuerdo con EFTA debido a que las importaciones de ese bloque en 2015 en relación a las rosas frescas y brotes, utilizados para ramos o adornos y que están contemplados en el apartado de Árboles vivos y plantas; bulbos, raíces y similares; flores cortadas y follaje ornamental, fueron de 12 millones de euros.

Asimismo, es necesario decir que las estadísticas registradas en relación al intercambio comercial entre Ecuador y EFTA, parten desde el 2002 hasta 2015 y gracias a estas se observa que a partir del año 2002, en adelante, la demanda de rosas ecuatorianas ha ido creciendo.

En 2012, la demanda de rosas provenientes de Ecuador sumó 10 millones de euros y a pesar de que sufrió una baja, a partir de 2006 la demanda empieza a recuperarse y a crecer hasta alcanzar un pico de 13 millones de euros en 2010 y 2011. En los siguientes años baja a 11 millones de euros y finalmente en 2015 experimenta un alza hasta llegar a los 12 millones de euros.
puce1
Fuente: Trade between EFTA and Ecuador. http://trade.efta.int/#/countryGraph/EFTA

Precisamente, el Censo Nacional Económico del 2010 revela que en Quito existen 4.063 empleos concentrados en 41 empresas relacionadas con la producción de plantas vivas; flores y capullos cortados; semillas de flores. Por lo tanto, es muy posible que de darse un acuerdo con EFTA el sector de las flores y especialmente el de las rosas se vea beneficiado. Concretamente, se puede decir que la demanda de flores puede expandirse en EFTA en general y específicamente en mercados como Suiza y Noruega ya que en esos países las plantas vivas y árboles están entre los primeros 5 productos que importa EFTA de Ecuador.  

Ecuador espera cerrar un acuerdo con EFTA conformado por Suiza, Noruega, Islandia y Liechtenstein y así conquistar a un mercado de 13,6 millones de personas que tienen una gran capacidad adquisitiva y que tienen preponderancia a los productos con alto valor agregado. Es así que, es posible que los productos ecuatorianos como banano, atún, camarón y rosas frescas sean beneficiados por la entrada al mercado de EFTA y esto también puede abrir la puerta para productos más especializados.

En general, un acuerdo con EFTA permitiría consolidar las relaciones comerciales existentes, potenciar mercados poco explorados, aumentar la inversión extranjera directa y diversificar las exportaciones. Adicionalmente, sería positivo ya que permitiría que el país importe en mejores condiciones bienes de capital, productos farmacéuticos y diversas herramientas que contribuyan al cambio de la matriz productiva.