Un nuevo fenómeno urbano en Quito: innovación y problemáticas.
 

Los food trucks están presentes en la ciudad desde el 2014, este emergente fenómeno urbano, busca consolidarse en la ciudad por medio del reconocimiento de su calidad de actores sociales multidimensionales. La propuesta del presente texto es analizar el fenómeno según tres variables: económica, social-territorial y política en función de determinar lineamientos positivos para su funcionamiento. La Secretaría de Desarrollo Productivo y de Competitividad del Municipio de Quito considera a los food trucks como un nuevo emprendimiento de la ciudadanía en el marco de una coyuntura económica adversa, inscrito en las lógicas de la pequeña y mediana empresa. La iniciativa de los Food Trucks es expresión de una clase media emergente y en consolidación, que busca alternativas laborales innovadoras; este tipo de emprendimiento requiere la inversión de un capital económico significativo (10 000 a 60 000 dólares), pero también un capital cultural que se traduce en la propuesta gastronómica y visual de los camiones adaptados. El funcionamiento de estos emprendimientos ha perturbado a otros agentes económicos como los restaurantes que consideran que al no pagar arriendo, ni cumplir con una imposición fiscal, los food trucks representan competencia desleal.

food trucks 1

 Foto: elcomercio.com

Se ha evidenciado también que los food trucks perturban al sistema territorial en tanto que ciertos barrios de la ciudad han sido afectados por la contaminación ambiental (residuos, olores y ruido) que éstos negocios generan, pues no se ha determinado la cantidad de los mismos que puede receptar la ciudad y un barrio determinado sin alterar sus condiciones básicas de reproducción, tampoco los espacios o los horarios en que puede realizarse dicha actividad.

En el aspecto político, se ha activado un proceso de deliberación pública y procesamiento. Los dueños de los emprendimientos han activado dispositivos organizacionales en función de lograr una regularización apropiada. Se conformaron la Asociación Ecuatoriana de Food Trucks, con 10 miembros, que por su nivel organizacional, mantienen un diálogo estructurado con la municipalidad y la Asociación Urban Food trucks del Ecuador sin reconocimiento formal. En esta coyuntura, algunos dueños de food trucks que no pertenecen a ninguna de las asociaciones antes mencionadas, decidieron realizar un autocenso en el que se evidenció que existían alrededor de 51 camiones modificados para operar como food trucks, es así que se calcula que 635 familias estarían vinculadas a este tipo de negocio. Asimismo, la presidenta de la Comunidad Ecuatoriana de Food Trucks, menciona que según su propio censo, existen cerca de 105 camiones de comida que estarían operando en Quito. Esta discordancia entre las cifras evidencia la necesidad de generación de conocimiento que manifieste el número real y características de estos emprendimientos.
 
 
Food trucks a nivel internacional: problemáticas y lecciones.
 
País

Social/Territorial

Económico

Político/Normativo



Colombia

Los food trucks llegaron a finales de 2012 a Colombia y Bogotá es la ciudad que cuenta con el mayor número (50)

Inversión aproximada de 40 a 100 millones de pesos = USD 14.000 a USD 35.000*

No existe ningún tipo de reglamentación para negocios de esta clase ya que está prohibida la venta en el espacio público

Se están tomando las medidas necesarias con entidades como la Secretaría de Salud (manejo de alimentos) y la Secretaría de Movilidad (circulación en la calle y parqueo en ciertos sitios) para que se reglamente este tipo de actividad en Bogotá

Trabajan en espacios privados o arrendados y pagando un alquiler por el espacio en festivales o eventos como conciertos

Estudios en realización para la reglamentación del Decreto 456 (2013) en relación al espacio público donde serían considerados los food trucks

Pueden trabajar en la calle pero se arriesgan a que sean multados o movidos del espacio donde se encuentran

México

Los últimos tres años los food trucks han tenido un desarrollo notable

Inversión aproximada de 40 mil a 3 millones de pesos = USD 2.061,86 a USD 154.639,18**

En 2013 se promovió la “Ley de Vehículos Gastronómicos de la ciudad de México” y se encuentra en trámite

La ausencia de normativa limita su trabajo y genera problemas en el espacio público que ocupan, ya que dificultan el tránsito vehicular y generan focos de contaminación e inseguridad según percepciones de los moradores.

En el DF, son considerados como una red de emprendimentos que fomenta a la economía de las Pymes ya que se han establecido redes de aprovisionamiento locales que pertenecen al sector.

La Ley contempla aspectos regulatorios por parte de la Secretaría de Desarrollo Económico: los vehículos deben contar con gas, electricidad propia, tanque de agua, tanque de agua residual o trampa de grasa, deben contar con un registro ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), y su periodo de funcionamiento no podrá superar las 7 horas diarias.

Los permisos de funcionamiento serán otorgados individualmente, serán intransferibles y tendrán vigencia de un año.

En la “Ley de Vehículos Gastronómicos de la ciudad de México" se reconoce la importancia de estos emprendimientos como generadores de empleo y economía formal en poblaciones jóvenes

España

El fenómeno tuvo un boom en el 2013

Inversión aproximada de 25.000 euros= USD 28.225.806,45***

Se rigen por los apartados de diferentes normativas a nivel nacional que en diferentes acápites consideran los negocios de ventas ambulantes.

Ayuntamiento de Madrid estudia una mínima apertura al sector ya que en la actualidad sólo están autorizados a vender comida en la calle los camiones que participen en un evento privado.

Oferta complementaria al restaurante tradicional, una vez exista la ley se determinará espacios y horas donde no se molesta a vecinos ni a locales

La legislación vigente (RD 199/2010, de 26 de febrero) prohíbe la venta gastronómica en itinerancia

Los ayuntamientos de Sevilla, Málaga o Vitoria consideran la posibilidad de estudiar una propuesta en firme para legalizar este movimiento ya que a los ayuntamientos les corresponde la concesión de licencias

Brasil

Presente desde por lo menos el 2008, en marzo del 2014 inicia el proceso de regularización

Los agentes económicos de esta actividad son pequeños empresarios

Para establecer la normativa, se tomó como referencia las regulaciones que rigen en Nueva York. La principal norma tiene que ver con el sitio y el tiempo de estancia del food truck, que no es exclusiva para un determinado food truck, sino que puede ser ocupado por distintos en momentos diferentes

Una vez que se consolida cada emprendimiento puede llegar a contar hasta con 10 food trucks

De la tensión inicial de los empresarios de restaurantes respecto de estos nuevos emprendimientos se pasó a una situación en la que los mismos dueños de los grandes restaurantes cuentan con food trucks

Entre los aspectos que se regulan se encuentran la calidad del agua, almacenamiento de basura y registro oficial.

La organización de los food trucks fue un elemento central para la ordenanza. En cada reunión del movimiento se convocaba a distintas instituciones de gobierno

El Ministerio de Turismo actuó como mediador entre los food trucks el Ayuntamiento de la Ciudad y las autoridades sanitarias

 

En América Latina y España, los food trucks son un fenómeno que han cobrado importancia en los últimos años. En países como Colombia, México y Brasil se observa el deseo de modificar normativas ya existentes o crear leyes para que este tipo de emprendimientos sean legales y puedan funcionar de la mejor manera. En la actualidad no existen normativas vigentes que regulen su actividad por lo que lo hacen de manera ilegal, en algunos casos con la precaución de moverse constantemente de sitios y en otros han optado por aglutinarse en zonas privadas como parqueaderos.

Al no existir una normativa que los regule, los food trucks si bien considerados una nueva forma de intercambio comercial, ven afectada su actividad por lo que en varios países diferentes asociaciones están apostando por conversaciones con la autoridad para que su actividad sea legal y puedan insertarse de una vez por todas en la dinámica de la ciudad.
 

Normativa en Quito: propuesta de resolución

Desde la perspectiva del gobierno del territorio, función de la municipalidad, es necesario regular la actividad de tal manera que el sistema territorial crezca en complejidad y diversidad, sin comprometer la estabilidad y presencia de otras actividades y otros agentes económicos.
En la actualidad, el primer vicealcalde de Quito, Eduardo del Pozo (CREO), es el autor de la propuesta de ordenanza que pretende regular los food trucks en el DMQ, la cual se encuentra en trámite de aprobación. Se espera que la propuesta sea conocida por la Comisión de Desarrollo Económico, Productividad, Competitividad y Economía Popular y Solidaria, para que después de su informe, la normativa sea tratada en el pleno del Concejo Metropolitano.
 food trucks 2

Foto: Asociación Ecuatoriana de Food Trucks

La elaboración de la ordenanza para regular el funcionamiento de los food trucks está en proceso y hasta ahora ha seguido la pauta de retroalimentación entre la institucionalidad política y la sociedad civil. Se trata de un esfuerzo adaptativo del sistema para incorporar una nueva actividad, encontrar los mejores lugares, los más funcionales, dentro del sistema territorial de la ciudad.